Revista Idiomática

Año 2, Número 3, enero-junio 2021

 

Análisis de la traducción del sociolecto y dialecto geográfico en “Dis-leur de ne pas me tuer”

 

Por Léonie Figuereo, Ilse Ameyalli Sánchez Pacheco, Nadia Ketzalli Sánchez Pacheco

Resumen

 

En el presente trabajo analizamos la traducción del dialecto, en particular del sociolecto y del dialecto geográfico (Hatim y Mason, 2014), según los caminos propuestos por Marco (2002), en la traducción al francés de “Diles que no me maten” de Juan Rulfo, (“Dis-leur de ne pas me tuer”, 2001, trad. Gabriel Iaculli). Para esto, identificamos las marcas de sociolecto y dialecto geográfico en fragmentos del texto origen y analizamos las técnicas de traducción utilizadas en el texto meta. Concluimos que se opta por la traducción sin marcas (SM)(Marco, 2002); es decir, las marcas dialectales se traducen por dialecto estándar. Por último, proponemos soluciones alternativas para la traducción de ciertos rasgos dialectales.

 

Palabras clave: traducción literaria; dialecto geográfico; sociolecto; técnicas de traducción; Juan Rulfo; Diles que no me maten; El llano en llamas

 

Abstract

 

This paper analyzes the translation of dialect, more specifically of social and geographical dialect (Hatim & Mason, 2014), according to the approaches proposed by Marco (2002), in the French translation of “Diles que no me maten” by Juan Rulfo, (“Dis-leur de ne pas me tuer”, 2001, trans. Gabriel Iaculli). In order to do so, the social and geographical dialect markers are identified in the source text and the translation techniques used in the target text are analyzed. It was found that the dialect markers in the source text are translated without marks (Marco, 2002); in other words, they are translated using standard dialect. Lastly, alternative solutions are proposed for some dialect markers.

 

Keywords: literary translation, geographical dialect; social dialect; translation techniques; Juan Rulfo; Diles que no me maten; El llano en llamas

foto de: Ilse Ameyalli Sánchez Pacheco y Nadia Ketzalli Sánchez Pacheco

1. Introducción

 

La traducción literaria es, sin lugar a dudas, una actividad compleja que conlleva desafíos lingüísticos, culturales y estilísticos. Tim Parks (2007) recalca que, para traducir cabalmente a un autor, es esencial comprender la estrategia de la obra en su conjunto, su ritmo, su imaginario, sus técnicas estilísticas: sólo entonces podemos reconstruirla como un todo coherente. Si el autor se vale del uso de un dialecto particular en su obra, añadimos una dificultad extra para el traductor. En ese caso, vale la pena preguntarse a qué propósito responde la utilización de un dialecto en una obra literaria en primer lugar. Según Briguglia (2009), se puede usar, entre otros motivos, para visibilizar a un sector marginado de la sociedad, con una función humorística, para defender la identidad de una comunidad e incluso para crear una lengua nacional. Por lo tanto, surge invariablemente la pregunta: ¿vale la pena intentar replicarlo en el texto meta?, y de ser posible, ¿cómo hacerlo? La traducción del dialecto es, pues, un acertijo para el cual se han propuesto diversas soluciones a través del tiempo.

En este artículo investigaremos cómo se traducen las marcas del dialecto geográfico y social del español al francés. En concreto, nos basamos en la traducción al francés del cuento “Diles que no me maten” de Juan Rulfo, “Dis-leur de ne pas me tuer”, traducido en 2001 por Gabriel Iaculli. El objetivo general de este trabajo es determinar qué camino se sigue en la traducción del dialecto geográfico y social, de los propuestos por Marco (2002), a través del análisis de las técnicas de traducción empleadas para resolver los segmentos que presentan marcas dialectales en el texto origen. Finalmente, propondremos algunas soluciones alternativas.

 

1.1 Juan Rulfo y su obra

 

Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno, mejor conocido como Juan Rulfo (1917-1986), fue un escritor y fotógrafo mexicano perteneciente a la generación del 52. Ganó dos becas consecutivas por parte del Centro Mexicano de Escritores, gracias a las cuales logró publicar El Llano en llamas (1953) y Pedro Páramo (1955), libros con los que logró consolidarse como uno de los autores mexicanos con mayor prestigio. Entre sus otras obras encontramos La vida no es muy seria en sus cosas, El gallo de oro, Talpa y Relatos (EcuRed, s.f.).

 

1.2 Estilo de escritura de Rulfo

 

El estilo de Rulfo es bastante particular y ha sido objeto de numerosos estudios. Aquí nos limitaremos a exponer algunos de los aspectos que lo caracterizan y que resultan pertinentes para nuestro análisis. Para empezar, en cuanto al vocabulario, es bien sabido que una buena parte del léxico empleado por Rulfo en sus obras procede del habla de los campesinos, del habla del pueblo mexicano. Su vocabulario se caracteriza por la presencia de abundantes indigenismos y americanismos, además de que estas voces presentan en numerosas ocasiones rasgos morfológicos peculiares y divergencias fonéticas (Moreno de Alba, 1990).

En cuanto a la sintaxis, observamos la misma riqueza. Miguel Díez (2008) escribe sobre El llano en llamas: “en todos los cuentos de la colección están presentes las voces campesinas, parcas y a la vez detalladas, reproducidas con toda la riqueza de entonación, con su particular y expresiva cadencia sintáctica”. Esto es, su obra presenta construcciones sintácticas propias de la clase campesina, en especial de los campesinos de su estado natal. Según Luis Leal (1981), Rulfo crea un “estilo narrativo que se basa en el habla del pueblo de Jalisco y que se eleva a un nivel literario”, que se caracteriza por “el uso de un vocabulario, un ritmo y una sintaxis peculiarmente mexicanos, pero que no pierde la universalidad” (pp. 103-104).

 

1.3 El llano en llamas y su traducción al francés

 

En este trabajo, analizaremos la traducción al francés del cuento “Diles que no me maten” de Juan Rulfo, “Dis-leur de ne pas me tuer”, traducido en 2001 por Gabriel Iaculli. “Diles que no me maten” forma parte de la obra El llano en llamas, publicado en 1953. Esta es una colección de 17 cuentos ambientados en el México campesino y rural, inspirados en el estado de Jalisco. Elegimos “Diles que no me maten” por ser uno de los cuentos más representativos de la obra de Rulfo y por ser de una extensión manejable para el propósito de esta investigación. Este cuento trata sobre Juvencio Nava, un campesino que se encuentra a punto de ser fusilado por un asesinato que cometió hace años.

En cuanto a la traducción de esta obra al francés, en 1959, la editorial Gallimard publica una traducción de Pedro Páramo a cargo de Roger Lescot que, además de la emblemática novela, incluye tres relatos de El llano en llamas: “Luvina”, “El Llano en llamas” y “Anacleto Morones”. No obstante, una traducción íntegra al francés de toda la colección de cuentos no aparece sino hasta 1966, cuando la editorial Denoël publica la versión realizada por Michelle Levi-Provençal, Le Llano en flammes. En 1987, esta versión es reeditada y publicada por la editorial Maurice Nadeau. En 2001, la editorial Gallimard publica una retraducción de toda la colección de cuentos (Belleflamme, 2018). Esta versión es la que nos interesa. Titulada Le llano en flammes, esta segunda traducción fue realizada por el reconocido Gabriel Iaculli, traductor de varios escritores mexicanos como Albert Ruy Sánchez y Jorge Volpi (MEET, 2011). En una entrevista, Iaculli (en Solares, s.f.) explica que era necesario traducir una segunda vez “El llano en llamas” para respetar el tono original de Rulfo en mayor medida que la versión de 1959. Según el traductor: “il manquait un travail de réécriture qui donne vie aux histoires” [Hacía falta un trabajo de reescritura que le diera vida a las historias] (en Solares, s.f.).

Comenta, además, que entre los desafíos más grandes durante el trabajo de búsqueda y traducción estuvo el hacer inteligible para el lector francés lo que parece evidente para el lector mexicano; todo esto sin perder el estilo único de Rulfo. Cuando se le cuestiona si toma inspiración de otros autores francófonos, como Jean Giono, su postura es clara:

 

Je refuse de recourir aux régionalismes français pour traduire certaines tonalités. […] Altérer la régionalité de “El llano en llamas” serait inconcevable. […] remplacer tous les régionalismes mexicains par des régionalismes français et donnerait aux personnages un langage archaïque qui, à mon avis, ne fonctionnerait pas.

 

[Me rehúso a recurrir a los regionalismos franceses para la traducción de ciertas tonalidades (…) Alterar el regionalismo presente en “El llano en llamas” sería inconcebible. (…) sustituir los regionalismos mexicanos por regionalismos franceses les daría un aire arcaico a los personajes, lo que, en mi opinión, no funcionaría] (en Solares, s.f.).

 

2. Marco teórico

 

2.1 Variación lingüística

 

El tema de la variación lingüística ha sido ampliamente abordado en los Estudios de Traducción (Catford, 1965; Rabadán, 1991; Muñoz, 1995; House, 1997; Hatim y Mason, 2014). Según Briguglia (2009), la variación lingüística es cada forma de hablar que se puede diferenciar de otras debido a rasgos fonológicos, morfosintácticos y léxicos concretos que son identificables y que se pueden agrupar bajo una misma categoría.

Para Hatim y Mason (2014), la variación lingüística se divide en dos grandes grupos: aquella relacionada con el usuario, llamada dialecto, y aquella relacionada con el uso, conocida como registro. En cuanto a la variedad relacionada con el usuario, encontramos las siguientes categorías: dialecto geográfico, temporal, social (o sociolecto), estándar (y no estándar) e idiolecto. Para el análisis del cuento de Rulfo que elegimos, resulta pertinente profundizar en el dialecto estándar, el geográfico y el sociolecto. Esto debido a que, como se mencionó con anterioridad, el estilo de Rufo se caracteriza por retratar el lenguaje de los campesinos de Jalisco.

En este trabajo nos referimos a dialecto estándar como aquella variedad que es inteligible en un espacio geográfico mucho más amplio que el de los demás dialectos, que cuenta con el prestigio de los hablantes y, por lo tanto, se usa en las funciones asociadas con la escritura y es objeto de políticas para su protección y conservación (Rabadán, 1991; Briguglia, 2009). Por lo anterior, este dialecto suele presentar poca variación de un lugar a otro (al menos en su forma escrita) (Catford, 1965). Esta definición nos resulta de utilidad porque es en comparación con el dialecto estándar que se definen tanto el dialecto geográfico como el sociolecto. En cuanto al dialecto geográfico, este se refiere al lugar de procedencia del hablante, lo que nos indica que los hablantes de determinada área geográfica comparten ciertos rasgos comunes. Dado que la variación geográfica es demasiado compleja como para establecer límites precisos, es de gran utilidad entenderla como un continuum (Hatim y Mason, 2014). Por último, encontramos el sociolecto, que surge como respuesta ante la estratificación social en una comunidad de hablantes. “Cada grupo social está configurado por parámetros tales como profesión, edad, sexo, nivel socio-económico, etc., que determinan usos particulares de la lengua” (Rabadán, 1991, p. 114). Esto es, la gente de un mismo estrato social suele compartir rasgos particulares que caracterizan su habla y que suelen ser diferenciables de otros estratos sociales.

Es importante destacar que Hatim y Mason (2014) no pretenden dar una clasificación única y rígida, sino una guía que busca adaptarse a la compleja realidad lingüística. Más aún, estas clasificaciones pueden y suelen empalmarse. Esto último es sumamente relevante para nuestro análisis, ya que en la escritura de Rulfo el dialecto geográfico y el sociolecto van de la mano. Cabe señalar que, si bien el sociolecto y el dialecto geográfico se clasifican a partir de su diferencia con el dialecto estándar, esto no denota un criterio valorativo, sino meramente comparativo. Ningún dialecto debe ser considerado superior a otro: la preferencia de ciertos dialectos sobre otros es un fenómeno que refleja las relaciones de poder presentes en una sociedad. Como explica Rabadán (1991), los sociolingüistas coinciden en que el dialecto de las clases privilegiadas es el que se convierte en la norma estándar, ya que la escritura asocia la cultura y la formación intelectual con el poder económico.

 

2.2 Traducción el dialecto

 

Diversos autores han abordado el tema de la traducción de la variación lingüística, en particular aquella relacionada con los dialectos (Catford, 1965; Slobodník, 1970; House, 1977; Rabadán, 1991; Julià, 1997; Mayoral, 1999; Hurtado, 2001). Finalmente, Josep Marco (2002) propone distintos caminos para traducirlos. Según este autor, aunque al traducir resultan inevitables las pérdidas de sentido, una pérdida parcial siempre será preferible a una total. Tomando esto en cuenta, plantea las siguientes maneras de traducir el dialecto:

 

a) Con marcas/sin marcas. El uso de marcas significa que se busca reproducir los rasgos dialectales de la lengua original de alguna de las dos maneras que se explicarán más adelante. Por su parte, la ausencia de marcas significa que la traducción está escrita en dialecto estándar, es decir, respeta las normas de la lengua meta.

b) Con transgresión/sin transgresión. En caso de que se opte por la utilización de marcas, tenemos una nueva disyuntiva: la traducción con o sin transgresión. La traducción con transgresión implica que se violarán las normas de la lengua meta a nivel ortográfico, gramatical o léxico. Al contrario, en la traducción sin transgresión, se evitará violar las normas lingüísticas y se optará por la adopción de un habla informal o por la traducción del dialecto por un registro o por un lenguaje sencillo, por ejemplo.

c) Naturalidad/convencionalidad. Finalmente, si se elige la traducción con transgresión, tenemos la última encrucijada: se opone la naturalidad, en la que se elegirá un dialecto particular de la lengua meta, a la convencionalidad, que implicará la elección de una configuración de rasgos que no tienen vínculo con ningún dialecto de la cultura meta.

 

Ambas presentan complicaciones, la primera porque “el dialecto, como medio de caracterización de personajes en el TO, presenta serias dificultades para su transferencia pues la configuración geográfica, y por tanto dialectal, de dos países y dos lenguas no son equiparables” (Rabadán, 1991, p.112) —aunque para J. C. Catford (1965), para la elección de un dialecto en la LM, el criterio social o humano es más relevante que la simple localización geográfica— y la segunda debido a que existe el riesgo de crear un lenguaje artificial alejado de la cultura meta con el que ningún lector se puede identificar (Briguglia, 2009).

Cada camino tiene ventajas y desventajas. Es tarea del traductor analizar a fondo el encargo de traducción y decidir cuál camino resulta pertinente seguir. Vale la pena señalar que esta decisión puede no siempre estar en manos del traductor, sino que puede depender de factores externos propios del encargo.

En otro orden de ideas, para analizar cómo se traducen los rasgos dialectales específicos de manera más profunda, nos resulta útil el concepto de técnicas de traducción.

En esta investigación, recurrimos al trabajo de Molina y Hurtado (2002), por compilar las contribuciones de distintos autores (Vinay y Darbelnet’s, 1958; Nida, 1964; Vázquez Ayora, 1977; Margot, 1979; Newmark, 1988; Delisle, 1993). Molina y Hurtado (2002) consideran como técnicas de traducción los procedimientos de análisis y catalogación de la equivalencia traductora que refieren a microunidades textuales. Estas técnicas son dinámicas y funcionales. Las técnicas de traducción, por lo tanto, son categorías que nos dicen qué recursos lingüísticos se usan en el texto meta para la traducción de fragmentos específicos, siempre en contraste con el texto origen y en un contexto determinado. Estas categorías nos ayudarán a comprender con mayor profundidad cómo se traducen las marcas dialectales presentes en el texto origen.

Utilizaremos la clasificación de técnicas de traducción propuesta por las mismas autoras (Molida y Hurtado, 2002), que incluye: la traducción literal (traducir una palabra, sintagma o expresión de la LO palabra por palabra en la LM), el equivalente acuñado (usar una expresión con una función equivalente en la LM), la transposición (cambiar de categoría gramatical una unidad lingüística de la LO), la omisión (elidir en el TM fragmentos presentes en el TO) y la amplificación (añadir en el TM elementos no presentes en el TO, usualmente explicaciones), la descripción (reemplazar un término del TO por su descripción en el TM), la ampliación (decir lo mismo con más palabras que el TO), la generalización y la particularización (usar en el TM un término más genérico o uno más específico que el utilizado en el TO, respectivamente), la adaptación (reemplazar un elemento cultural presente en el TO por otro con una función similar en la cultura meta), el préstamo (usar una expresión de otro idioma en el TM), el calco (traducir literalmente una palabra, frase o expresión extranjera), la compensación (introducir información o un elemento estilístico en un lugar diferente al TO), la creación discursiva (crear un equivalente efímero, imprevisible fuera de contexto), la modulación (cambiar el punto de vista del TO en el TM) y la sustitución (cambiar elementos lingüísticos por paralingüísticos o viceversa).

 

3. Metodología

 

Para realizar el análisis, tomaremos en cuenta únicamente los rasgos microlingüísticos que denotan el sociolecto y el dialecto geográfico propios del habla de la gente del campo mexicano. Para Lyons (1981), la microlingüística concierne al estudio de la estructura de los sistemas lingüísticos. Por lo tanto, consideramos los rasgos microlingüísticos como aquellos factores internos propios de la lengua. Estos factores “muestran la forma particular de expresión que tienen los hablantes, producto de su contexto sociocultural, económico, etc.” (López, 2018, p. 32).

Consideraremos como marcas dialectales aquellos fragmentos en los que la lengua utilizada en el TO difiere del dialecto estándar. Cabe recalcar que la diferenciación que haremos en esta investigación entre el dialecto estándar, el sociolecto y el dialecto geográfico no tiene un fin prescriptivo, sino que buscamos aquellos rasgos que caracterizan y diferencian el habla de los campesinos mexicanos en los que se inspira el cuento. Es decir, el dialecto, ya sea geográfico o social (o ambos), no falla al no seguir las normas del dialecto estándar, sino que tiene sus propias características.

Para este trabajo, primero clasificaremos los fragmentos en los que encontremos alguna de las características antes mencionadas de acuerdo con cinco categorías: morfología, léxico, sintaxis, fraseología y pronunciación. Posteriormente, desarrollaremos una tabla de cada categoría en la que incluiremos una descripción del fenómeno, el fragmento en español, su traducción al francés y la técnica de traducción utilizada, de acuerdo con la clasificación propuesta por Molina y Hurtado (2002). En cada caso, indicaremos cuál de los caminos propuestos por Marco (2002) se sigue en el TM para la traducción del dialecto. De esta manera, indicaremos si en cada fragmento del TM se opta por la traducción con marcas (CM) o sin marcas (SM), si hay marcas señalaremos si se traducen con transgresión (CT) o sin transgresión (ST) y, por último, en caso de que haya transgresión, si esta se realiza con naturalidad (N) o si se opta por la convencionalidad (C). Finalmente, con base en los resultados obtenidos, determinaremos cuál camino se siguió en el TM para traducir el dialecto y propondremos algunas soluciones alternativas.

 

4. Análisis

 

4.1 Morfología

 

Cuadro morfología

 

4.2 Léxico

 

Cuadro Léxico (1a parte)

 

Cuadro Léxico (2a parte)

 

4.3 Sintaxis

 

Cuadro sintaxis

 

4.4 Fraseología (unidades fraseológicas)1

 

Cuadro fraseología

 

4.5 Pronunciación

 

Cuadro pronunciación

 

5. Resultados

 

A nivel de la morfología, detectamos 8 segmentos con marcas dialectales en el TO. En cuanto a las estrategias de traducción, encontramos 3 casos de traducción literal, 3 transposiciones, uno de generalización y un equivalente acuñado. De los 8 segmentos, todos se tradujeron sin marcas (SM) en el TM.

A nivel léxico, encontramos 11 segmentos con marcas dialectales en el TO. Respecto a las estrategias de traducción, encontramos 3 generalizaciones, 2 transposiciones, 2 omisiones, una amplificación, una particularización, una descripción, una traducción literal y una ampliación. De los 11 segmentos, 2 se traducen con marcas (CM), en ambos casos sin transgresión (ST) y los 9 segmentos restantes se traducen sin marcas (SM).

A nivel de la sintaxis, localizamos 5 segmentos con marcas dialectales en el TO. Por lo que toca a las estrategias de traducción, se opta por 4 traducciones literales y una transposición. De los 5 segmentos, todos se traducen sin marcas (SM).

En cuanto a la fraseología, detectamos 11 segmentos con marcas dialectales en el TO. Con respecto a las estrategias de traducción, hay 4 descripciones, 4 equivalentes acuñados, una omisión, una transposición y una ampliación. De los 11 segmentos, 8 se traducen sin marcas (SM) y 2 con marcas (CM), ambos sin transgresión (ST).

Por último, tenemos pronunciación, en donde encontramos un segmento con marca dialectal y en el que se usa la traducción literal sin marcas (SM).

En total, de los 36 segmentos analizados en las 5 tablas, 32 se traducen sin marcas (SM), 4 se traducen con marcas (CM) y de estos, todos sin transgresión (ST).

 

6. Discusión

 

Después de cotejar el TO con el TM, podemos observar que, de los caminos propuestos por Marco (2002), se opta por la traducción sin marcas (SM). En otras palabras, la traducción está escrita en dialecto estándar.

Observamos, además, que las técnicas de traducción empleadas en el TM son coherentes con el camino elegido. A nivel de la fraseología, por ejemplo, se opta por el uso de equivalentes acuñados (4 en total) que, cabe destacar, no son propios de una región o de un dialecto en particular, sino que son plenamente identificables para cualquier lector francófono. En este nivel también se hace uso de la descripción (4 casos), siempre evitando los regionalismos. Esta misma tendencia se sigue en el caso del léxico, en el que se maneja un repertorio de técnicas de traducción más diverso para resolver el problema que representan estas palabras. En cuanto a la morfología y la sintaxis, la traducción literal es la técnica más utilizada (3 y 4 casos, respectivamente) y en ninguno de estos segmentos se violan las normas de la LM.

La traducción sin marcas (SM) que encontramos en el TM cumple exitosamente con los objetivos mencionados por Iaculli en su entrevista (Solares, s.f.): el TM no se identifica con ninguna región francófona y logra hacer asequible para el lector francófono la compleja realidad del campo mexicano. No obstante, la elección de este camino tiene como consecuencia que todos los personajes hablen con el mismo dialecto y, por lo tanto, se pierden los matices lingüísticos que los distinguen geográfica y socialmente.

 

7. Propuesta de traducción

 

Para poder ofrecer cualquier solución, es imprescindible comprender qué función tiene el uso de un dialecto en particular en un texto literario. En la obra de Rulfo, el dialecto utilizado juega un papel primordial, tanto en la ambientación del cuento en el México rural, como en la caracterización de los personajes, la gran mayoría campesinos.

En “Diles que no me maten”, en particular, el uso del sociolecto diferencia claramente a los personajes: Juvencio, el protagonista, y Justino, su hijo, ambos campesinos, comparten el mismo sociolecto, que denota una posición social baja; mientras que el coronel, quién tiene una posición social más prestigiosa, habla con un lenguaje más cercano al dialecto estándar. Por ejemplo, el habla de Justino se caracteriza por el uso de verbos parasintéticos: “les dará por afusilarme a mí también” y “Se les afigurará que te ha comido el coyote”, rasgo que el habla del coronel no comparte: “¡Llévenselo y amárrenlo un rato, para que padezca, y luego fusílenlo!”. Por su parte, Juvencio utiliza la conjugación no estándar del verbo haber: “Ahi se lo haiga si me los mata”, mientras el coronel usa la conjugación estándar: “el hecho de que se haya puesto en el lugar donde yo sé que está, me da ánimos para acabar con él”.

Es importante señalar que, al momento de proponer soluciones, se deben tener en cuenta los recursos propios de cada lengua y que estos no tienen una correspondencia directa. Por lo tanto, mientras se mantenga una estrategia coherente a lo largo del TM, las marcas dialectales pueden darse en cualquier nivel, ya sea en el morfológico, léxico, sintáctico, de pronunciación o en la fraseología.

Tomando lo anterior en cuenta y con ánimo de preservar la distinción social de los personajes, proponemos algunas soluciones alternativas.

Sugerimos realizar desviaciones del francés estándar en los diálogos de los personajes que pertenecen a una clase social baja, como Juvencio, Justino y los habitantes del pueblo. A nivel de pronunciación, es posible omitir el adverbio ne en la negación (por ejemplo: “J’peux pas faire ça” en vez de “Je ne peux pas faire ça”), omitir el pronombre il en la locución impersonal il y a (por ejemplo: “Y’a là un sergent” en vez de “Il y a là un sergent”) y contraer el pronombre je (por ejemplo: “Dis-lui que j’le connaissais” en vez de “Dis-lui que je le connaissais” y “On dit que j’suis ton fils” en vez de “On dit que je suis ton fils”).

Si se conservan los diálogos del coronel en dialecto estándar, las marcas propuestas en los diálogos del resto de los personajes podrían resaltar la diferenciación social. Además de replicar los rasgos de oralidad presentes en el TO, estas marcas están bastante difundidas y no se asocian a ninguna zona geográfica en particular, por lo que no se alteraría el regionalismo del TO.

 

8. Conclusión

 

La traducción dialectal sin marcas (SM) que encontramos en “Dis-leur de ne pas me tuer” (2001) traducido por Gabriel Iaculli logra un texto meta que es accesible para el público meta y que no altera el regionalismo del texto origen. Sin embargo, se pierden ciertos matices lingüísticos que caracterizan tanto a los personajes como a la obra en general.

El uso de dialectos en las obras literarias no es fortuito, sino que cumple una función en específico. Ya sea por tradición o por la dificultad que representa la búsqueda de equivalentes, las marcas dialectales suelen traducirse por dialecto estándar. No obstante, tomar consciencia de la importancia que tiene el dialecto en las obras literarias y, por consiguiente, aplicar estrategias para su traducción puede ayudar a generar textos meta mucho más expresivos que busquen recuperar la riqueza lingüística presente en las obras originales.

9. Referencias

 

Belleflamme, C. (2018). Au seuil des traductions: Rulfo en langue française. Mutatis Mutandis: Revista Latinoamericana de Traducción, 11(2), 300-322.

Briguglia, C. (2009). La traducción de la variación lingüística en el catalán literario contemporáneo (Las traducciones de Pasolini, Gadda y Camilleri). Universitat Pompeu Fabra.

Catford, J. C. (1965). A linguistic theory of translation. Oxford University Press.

Díez, M. (2008). “Luvina” de Juan Rulfo: la imagen de la desolación. Espéculo: Revista de Estudios Literarios, (38), 86.

EcuRed (s.f.) Juan Rulfo. En EcuRed. Recuperado de este enlace

Hatim, B. & Mason, I. (2014). Discourse and the Translator. Routledge.

Leal, L. (1981. “El gallo de oro” y otros textos de Juan Rulfo. Inti, (13/14), 103-110.

López Peña, L. (2018). Análisis de la traducción del sociolecto en un extracto de la novela Criadas y Señoras. (Tesis para optar por el título de Licenciada en Lenguas Modernas). Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá. Recuperado de: este enlace

Lyons, J. (1981). Language and Linguistics. Cambridge: Cambridge University Press.

Marco, J. (2002). El fil d’Ariadna. Anàlisi estilística i traducció literària. Barcelona: Eumo.

Marset, M. R. (2008). Las unidades fraseológicas y su resistencia a la traducción. Foro de profesores de E/LE, (4), 1-10.

Meet Maison des écrivains étrangers et des traducteurs (2011); Gabriel Iaculli; en este enlace

Molina, L. & Hurtado Albir, A. (2002). Translation Techniques Revisited: A Dynamic and Functionalist Approach. Meta: Journal Des Traducteurs, 47 (4), 498.

Moreno De Alba, J. (1990). Notas al léxico de Juan Rulfo. En Cuarón B. y Levy P. (Eds.), Homenaje a Jorge A. Suárez: Lingüística indoamericana e hispánica (pp. 389-406). México: El Colegio de México. doi:10.2307/j.ctv47w9zk.29

Parks, T. (2007). Translating Style: A Literary Approach to Translation. New York: Routledge.

Rabadán, R. (1991). Equivalencia y traducción: problemática de la equivalencia translémica inglés-español. León: Universidad, 1991.

Rulfo, J. (2001) Le llano en flammes. (Trad. Gabriel Iaculli). Francia: Gallimard.

Rulfo, J. (2019). El llano en llamas. México: RM Verlag.

Solares, M. (s.f.); Interview de Gabriel Iaculli; en este enlace

Tello Fons, I. (2010). Análisis y propuesta de traducción del dialecto en “Cumbres borrascosas”. Entreculturas: revista de traducción y comunicación intercultural, (2), 105-131.

 

Notas

 

1 En esta parte no incluimos el apartado “fenómeno”, ya que todos los fragmentos contienen unidades fraseológicas. Su clasificación es un tema ampliamente debatido y supera los límites de este trabajo. Aquí, consideramos unidades fraseológicas como “aquellas expresiones suboracionales u oracionales estables, cuyo sentido unitario no se desprenda de la suma del significado habitual de los componentes, o bien mezcle el sentido literal y el figurado [...] y que suponen una resistencia a la traducción” (Marset, 2008, p.1).

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.